Escuela de Padres

Superior ] Proyecto 0-3 años ] Mis canciones ] A qué jugamos ] Proyectos de trabajo ] Lo mejor de lo mejor ] [ Escuela de Padres ] Lenguaje oral ] Las Matemáticas ]

Escuela de Padres. Organización

Autores Varios

Se estudian dos formas de enfocar el aspecto organizativo de una Escuela de Padres. Por un lado, de forma lógica y siguiendo pautas de montaje de un grupo de adultos que pretende intercambiar experiencias y aprender formas útiles de educar a los hijos y mejorar la interacción con los padres. Por otra, a partir de las dificultades y problemas que suelen surgir en las Escuelas de Padres.

Escuela de Padres, participación de padres

Habría dos formas de enfocar el aspecto organizativo de una Escuela de Padres: una, procediendo en forma lógica y siguiendo las pautas de montaje de un grupo de adultos que pretende intercambiar experiencias y aprender formas útiles de educar a los hijos y mejorar su interacción como padres. Otra forma sería el partir de las dificultades y problemas que suelen surgir en multitud de EP que ya existen, pero que no funcionan bien o incluso están a punto de desaparecer o sumirse en un cierto letargo por su falta de efectividad. Comenzaremos por la descripción de dificultades y pasaremos luego al análisis de cómo poder organizar una EP.

LAS EP EN APUROS

Recogiendo una serie de consultas que a lo largo de los últimos años han presentado muchas EP, podrían señalarse las causas más frecuentes de sus dificultades: —Grupo excesivamente homogéneo: terminan aburriéndose o aferrándose todos a la misma idea y gastando más tiempo en defenderse de lo que sucede en la vida que en lograr soluciones creativas para adoptar los cambios necesarios. —Falta de realismo: lo que en la EP se concluye, no vale luego para llevar a casa. —Problemas individuales de interacción en el grupo, que no saben o no pueden resolverse. —Conductores de grupo demasiado directivos o, por el contrario, un tanto ausentes, creyendo que el grupo va a funcionar solo. —Convertir las reuniones de grupo en un encuentro social, sin tarea concreta de aprendizaje e interacción de personas. —Falta de variedad de técnicas: siempre lo mismo y sin dar oportunidad a que cada cual pueda elegir su mejor forma de aprender y comunicarse. —Absentismo: irregular asistencia al grupo por parte de los padres. —Buscar recetas inmediatas más que una progresión de conocimientos y cambio de actitudes. —No existen programas que permitan una continuación o se repiten los mismos temas continuamente y otros no se tratan nunca. —Falta de metodología activa por parte de la organización de la escuela: en consecuencia, y como disculpa, se dice que los padres no quieren participar. —Convertir la EP en un grupo de presión en contra o a favor de algo, pero olvidando su desarrollo interno. —Ritmos de reuniones no adecuados: demasiadas o demasiado pocas. —Horarios o fechas inconvenientes para los padres o determinadas desde fuera sin acuerdo y compromiso de todos. —Sitio de las reuniones poco funcional. —Grupos demasiado grandes o muy pequeños. —Insistir demasiado en lo que está mal hecho; pero faltan ideas de cómo se puede hacer de otra forma.

Escuela de Padres. Temas

Autores Varios

Tras señalar los aspectos que abarca la formación de padres, se catalogan ocho grupos temáticos que pueden servir de base para un programa de Escuela de Padres.

Escuela de Padres, participación de padres

La determinación de temas para una EP viene dada por sus objetivos. Efectivamente, si el objetivo fundamental es la formación continua de los padres, la temática será aquella que contribuya a ese fin; pero esto, aunque importante de partida, no aclara mucho la cuestión si no se explica un poco más. Por eso es necesario preguntarse: ¿qué aspectos lleva consigo una formación permanente de los padres? —Una formación como personas: la manera de ser, de actuar, la visión e imagen que cada uno tiene de sí mismo, la capacidad de relación con los demás, el estado emocional propio... son temas que constituyen la base para funcionar luego mejor como padres. —La relación padres-hijos: o, en su extensión, lo que podría llamarse relaciones familiares, con todo lo que supone de la evolución del niño, de su interacción con otros hermanos y con cada uno de la familia, de los sistemas o estilos pedagógicos usados en casa. —La relación de pareja: en su dimensión afectiva y como realización complementaria o encontrada de ideas, sentimientos, habilidades de comunicación y resolución de conflictos. —La relación familia-escuela, tanto en el apoyo complementario que los padres pueden proporcionarle al hijo-alumno en materias referentes a sus estudios como en el análisis básico de actitudes y dificultades personales. —La relación social de la familia y el niño con la calle, el ambiente, los amigos, las fiestas, la cultura, los viajes, los medios de comunicación, el tiempo libre. —La orientación profesional de los hijos y su dirección hacia el mundo del trabajo, de su independencia. —La función pública de los padres que se constituyen en asociaciones de todo tipo, tanto escolares (APA y otros) como de índole cultural y social, buscando o defendiendo sus intereses específicos.

LOS OCHO GRUPOS TEMÁTICOS

Teniendo en cuenta estos diversos aspectos de la formación de los padres, hemos tratado de catalogar en ocho grandes grupos temáticos lo que puede servir de base para un programa EP. Pero es necesario recordar que toda clasificación no puede ser rigurosa y que unos temas se implican de tal forma con otros que no puede existir precisión de si se trata de algo evolutivo o personal, de algo pedagógico o didáctico... Por ello, esto se propone solamente como una división acumulativa que tenga suficiente operatividad, siguiendo la táctica de abordar los temas tal como se presentan en sus síntomas más inmediatos. Así por ejemplo, si a un niño se le ve solo y sin compañeros, en principio se trataría de un problema de índole «social»; aunque luego, si se ahonda en el tema, se vea que el problema tiene su origen en el mundo «familiar» y allí habrá que buscar su remedio. Abordar, por tanto, los temas tal cual se presentan es una forma de introducirse en ellos y después ya se irá viendo de qué tipo de tema se trata.

A continuación presentamos estos ocho grupos. Definimos qué temas pueden entrar en cada uno de ellos y ponemos, sólo a modo de ejemplo, algunos de los títulos particulares que se han utilizado en diversas EP, pero recordando que cada uno de estos títulos son solamente aspectos parciales que abarcan a veces sólo una pequeña parte del cuadro general.

Escuela de padres. Objetivos

Autores Varios

Se indican los objetivos de las Escuelas de Padres, desde su fundación por la Señora Vérine. También se señalan las diferentes matizaciones en función de los diversos modelos de Escuelas de Padres.

Escuela de Padres, participación de padres

Los objetivos de las Escuelas de Padres, tal como se recoge inicialmente en los escritos de su fundadora Sra. Vérine, van en esta línea: —«Que los padres tengan una mayor seguridad y confianza en el desempeño de su función educativa». —«Que logren conciliar los antiguos principios de la autoridad paterna con las ideas de la autonomía de la persona del niño». —«Que cada niño sea atendido por sus padres no sólo como un caso singular y distinto sino además como un ser libre». —«Que los padres, además de una instrucción psicológica adecuada, se entreguen a una labor personal de aplicación y observación de lo aprendido en el campo de relación con sus hijos». A lo largo del tiempo, los objetivos fundamentales de la Escuela de Padres han permanecido los mismos, pero han surgido diversas matizaciones según los diversos modelos de EP descritos anteriormente. · Para los que desarrollan una escuela de tipo académico, los objetivos adquieren un matiz mayor de adqui-sición de conocimientos por parte de los padres y una atención menor al desarrollo de actitudes y comunicación grupal. · Para los que estructuran su actividad en una escuela preferentemente grupal, los objetivos van más en la línea de comunicación de sentimientos y experiencias propias, e insisten asimismo en el crecimiento del grupo como medio de inmersión y aprendizaje; en cambio no buscan tanto el aprendizaje sistemático de temas: cualquiera de ellos vale, con tal que facilite la comunicación e interacción de sus componentes. · Para la escuela que tiene un matiz proselitista, aunque mantenga los objetivos fundamentales de toda EP, aparece con claridad la búsqueda de personas y grupos que defiendan alguna idea, institución o tendencia con carácter intencional y de captación de adeptos. Existen, por tanto, una serie de subobjetivos o agendas encubiertas que, a veces, incluso pueden amenazar al objetivo fundamental de educación de los padres como tales. · Para la «EP participativa» se mantienen los objetivos fundamentales; pero éstos se explicitan más claramente en los siguientes cinco campos: —El campo del conocimiento: los padres necesitan saber más y mejor, tanto en su relación con los hijos como en su interacción de pareja. —El campo de actitudes: los padres necesitan analizar sus propias actitudes, mejorarlas e incluso cambiarlas más radicalmente si quieren proporcionar una ayuda más eficaz a sus hijos. —El campo de aprendizaje en grupo: los padres necesitan intercambiar sus ideas y sentimientos con otros padres, aprender de los demás y analizar con ellos en grupo hasta qué punto les han sido útiles los conocimientos y actitudes que van aprendiendo y tratando de aplicar en casa cada día. —El campo de su vivencia personal en la EP: la vivencia en grupo y todas las demás actividades y contactos vividos en la EP les puede ayudar a que ellos mismos como personas, prescindiendo de su tarea de padres, expe-rimenten un cambio personal y que puedan luego trasladar esa experiencia de cambio personal a la forma de relación que viven cada día con sus hijos. Esto es algo distinto a los contenidos o actitudes que han aprendido con el seguimiento de la técnica grupal de aprendizaje descrita en el párrafo anterior. —El campo de acciones paralelas: un grupo participativo EP, al lograr un desarrollo suficiente, puede dirigir

¿Qué es una escuela de padres?

Autores Varios

Análisis del origen y de los diferentes tipos de Escuelas de Padres, así como de la evolución en la actitud educadora de los padres. Se diferencian cinco tendencias en las Escuelas de Padres: académica, grupal, proselitista, participativa y burocrática. Su origen se sitúa en los Estados Unidos y en Francia.

Escuela de Padres, participación de padres

Las Escuelas de Padres están de actualidad. Y se está empezando a adivinar, aunque la formulación se haga con mucha timidez, que la Escuela de Padres es la que debería llamarse la Escuela Primaria y que las demás escuelas están complementando, supliendo, ayudando lo que allí se comenzó. Pero a todos nos resultará fácil comprender por qué no es tan sencillo romper el esquema de que los que van a la escuela son los niños, y los padres son quienes les envían, olvidando que si los padres montan su propia escuela para aprender a serlo, los resultados de todas las demás escuelas iban a mejorar notablemente. En este sentido, la Escuela de Padres debería ser la primaria, la primera de todas.

LA EVOLUCIÓN EN LA ACTITUD EDUCADORA DE LOS PADRES

Inicialmente fue la seguridad autoritaria: se sabía muy bien lo que se quería y también cómo lograrlo. Se contaba con un historial de generaciones que habían querido y logrado lo mismo. E incluso se apelaba a ese factor de sabiduría que mágicamente podría llevar consigo el simple hecho de constituirse en padres. Valores y, sobre todo, principios claros, indiscutibles. Métodos avalados por la práctica de generaciones. Y autopresentación de los padres como modelos vivos de la eficacia modeladora de tales métodos educativos. Era la seguridad. Después llegó el desconcierto: al romperse las estructuras sociales. Al ponerse en entredicho los valores tradicionales, al producirse un seísmo universalizado, quedaron los estratos de los valores humanos, religiosos, sociales, incluso técnicos, completamente trastocados. Al nacer y desarrollarse y propagarse nuevas concepciones de la metodología en educación... Todo muy de prisa. Fue la pedrada, no en la corriente de un río ágil y entre quebradas, sino en el centro geométrico de un lago en calma. Y vino una primera reacción de protesta: que vale tanto como rechazo incómodo, escandalizado, cargado de agresividad a quien perturbaba la siesta (ellos lo confundían con la estabilidad un poco de nirvana de «la» verdad), la costumbre, la tradición. Muchos padres todavía están en esta etapa: contra los que siembran la niebla, contra los que son capaces de exigir el análisis de los principios intangibles, contra los que proponen, apelando a veces a los mismos principios que ellos, una jerarquización distinta de los valores motivadores, contra los que están logrando que las estructuras educativas se modifiquen, aunque estas estructuras se llamen la escuela, la familia, la sociedad los partidos políticos, la televisión o las iglesias. Protesta de quien es despertado violentamente de su letargo. Hasta que algunos han comprendido que la reacción tendría que parecerse a comprender o intentar comprender: analizar lo que está pasando, capacitarse para estar abierto a lo que sea razonable, aceptar la situación de educandos permanentes, aunque precisamente entre los padres es en donde aparece con mucha más claridad eso de que los educandos son los principales agentes de su propia educación. Y así, tan simplemente, surge la Escuela de Padres: mucho más que como moda o tópico, como necesidad. No para que los papás acudan a una escuela, sino para que se constituyan en Escuela de Padres. No todos los padres aceptan la necesidad de una educación permanente. Pero ya van siendo cada vez menos quienes no comprenden esta necesidad. Por otra parte, es suficientemente significativo que puedan existir todavía padres que se consideren definitivamente capacitados para la tarea educativa. Hay necesidades que nunca quedan

Hacia la dinamización comarcal

Pepe López Sánchez \ Miguel Calvo Soto \Pedro Sauras Jaime

Experiencia de dinamización comarcal desarrollada en Aragón. Análisis de las actividades elaboradas por el Centro de Recursos Didácticos comarcal. El objetivo se centra en facilitar la participación en la tarea educativa de todos los involucrados para alcanzar una auténtica renovación en la escuela. Se describen actividades en las que han participado toda la comunidad. Se incluyen las actividades de los grupos de trabajo de profesores y la escuela de padres.

Educación compensatoria, escuela de padres

El ámbito del Centro de Recursos de Ballobar son las comarcas del Bajo Cinca y la parte sur de Monegros, situadas en la parte oriental de la provincia de Huesca, lindando con las de Lérida y Zaragoza. Es una zona eminentemente agrícola, en la que se dan los cultivos de secano y de regadío (frutas, fundamentalmente).

El panorama escolar es variopinto: al lado de Fraga, con 12.000 h. y tres centros escolares, se alternan escuelas cuyo censo escolar está en torno a los diez alumnos. Tiene un total de 26 centros escolares, de los cuales sólo 6 son centros completos, 13 tienen menos de 3 unidades (los cuales están concentrados en la 2ª etapa), y el resto son centros donde se imparte la EGB completa, pero que tienen 4, 5 ó 6 unidades. Aproximadamente la mitad de los alumnos son bilingües; tienen como lengua materna el catalán y después reciben toda la enseñanza en castellano con las dificultades que esto acarrea a la hora del aprendizaje en la escuela.

En total, el Centro de Recursos de Ballobar atiende a 3.400 alumnos y a 163 profesores.

GRUPOS DE TRABAJO DE PROFESORES

La Cooperativa de Enseñanza «Aula libre» y la Escuela de Verano de Aragón durante los últimos cuatro años han ido creando una dinámica de trabajo a base de reuniones, intercambios, cursillos, etc. El centro de Recursos ha supuesto un empujón a todas esas iniciativas, potenciando los grupos ya existentes, creando otros nuevos y, en todos los casos, apoyando con materiales, cursillos, facilitando información e intercambios, etc. Más de la tercera parte de los profesores de nuestro ámbito han participado de una manera continuada en los once grupos de trabajo que se han formado. Las reuniones se realizaban una vez por semana y en algunos cada dos, teniendo que recorrer muchas veces más de cincuenta kilómetros para asistir a los mismos, sin que se les compensara de ninguna forma. Los grupos han sido los siguientes: Preescolar-Ciclo Inicial. Han trabajado en base a poner en práctica una serie de experiencias de manera conjunta en varias escuelas a la vez, contrastando posteriormente los resultados. Dada la necesidad del grupo de tener referencias de otras personas que hubieran desarrollado más trabajo en este campo, se organizaron dos cursillos intensivos que sirvieron de base para conocer más ideas y posibilidades. También se ha apoyado a este nivel con una serie de materiales que abarcan desde puzzles hasta instrumentos musicales, pasando por más temas, etc., de utilización directa por los chavales. Literatura Infantil. Se ha realizado el análisis de los libros y colecciones existentes en el mercado para los niños. Se ha completado ya el de los de Preescolar. Como se trata de que los niños lean, se han elaborado una serie de técnicas de animación de la lectura. También hay en circulación por las distintas escuelas, nueve maletas de libros, que son precisamente los que el grupo ha estado estudiando.

El día de los abuelos

Mari Carmen Díez Navarro

Centro de preescolar «Aire Lliure». Cooperativa La Llar. Alacant.

Descripción de la experiencia de la fiesta denominada «El día de los abuelos» realizada en educación preescolar en el nivel de educación preescolar.

Parvulario, práctica pedagógica

Por eso en nuestra escuela en todo momento hay fiesta. A lo largo del curso celebramos el 9 de octubre -día del Pais Valencià-, la Navidad,el día de la Paz, el Carnaval, la Primavera, la Pascua, el día de los abuelos, les Fogueres; sin olvidar los cumpleaños y alguna que otra fiesta, porque «es el día de la Santa Faz» (romería local), ha nacido alguna cría en el gallinero, la madre de un niño ha parido... Hoy queremos contar la más reciente de nuestras fiestas, que ha resultado ser encantadora y entrañable: «El día de los abuelos». Este curso y, puntualmente, cada jueves, Tomás aparecía en el «cole» para recoger a sus dos nietos y llevárselos a comer. De una semana a la otra los niños elegían el menú del siguiente jueves; comían, jugaban con los abuelos, escuchaban cuentos, y volvían a clase, por la tarde, con cara de felicidad. Nos acostumbramos a verlo, a conversar con él, a recordar juegos de cuando éramos pequeños, a revivir la figura amable, paciente y generosa del abuelo. Así que le invitamos a extender su manto de cariño en nuestras aulas, a lo que accedió encantando. De esta forma, nació la idea de recibir a los abuelos en la escuela. La idea generó un proyecto más amplio, y que se ha concretado en la celebración del «Día de los abuelos», el pasado 22 de marzo. Todos participamos en la preparación, la organización.... pensamos cómo enfocar el aspecto pedagógico del tema; en la cocina planearon un agasajo «de régimen» para personas mayores, la limpieza se esmero ese día, en Administración se recogían avisos de los abuelos que iban a venir... y, por supuesto, los niños pintaron, ensayaron... Todo un zafarrancho festivo. Y fue tan lleno, tan bonito, que vale la pena contarlo.

EMPEZAMOS POR LO QUE SE HIZO EN LAS CLASES

Patets (2 a 3 años) y Colomets (3 a 4 años). Ante un gran mural con recortes de revistas de abuelos los educadores van hablando a los niños de los yayos o abuelitos, si viven cerca o lejos, si van a visitarlos o vienen ellos a su casa, si les regalan cosas, si les cuentan cuentos, si les hacen ropita, si les cantan... Luego los niños van explicando: «mis abuelitos viven en el campo», «mi abuela está malita», «mi abuela es gorda»... Hacen un dibujo de sus abuelos para la exposición, y otro, en un mural colectivo, de los abuelos de la clase. Ensayan canciones en su honor: «los pollitos dicen», «todos los patitos», «que llueva...» Cangurs (4 años a 4 y medio), Delfins (4 y 1/2 a 5 años) y Elefants (5 a 6 años). Empezamos a hablar sobre el tema el lunes, en la asamblea del fin de semana, ya que la mayoría había visitado a los abuelos. Les preguntamos qué les parecía de que les invitásemos al cole. Estuvieron «muy de acuerdo». En asambleas posteriores los niños hablan de sus abuelos, cuántos tienen, cómo se llaman, dónde viven, cómo son... Dramatizan por grupos lo que hacen con los abuelos: se van al parque,les invitan a helados, les llevan al cine, al circo, les cuentan cuentos... Dibujan, para la exposición, a sus abuelos. Ensayan canciones: «Sí, sí, a dormir», «el reloj», «Bandis musicandis», «el parque»... Adornan y ordenan las clases para que ese día estén bonitas.

delectiva que contiene una atenuación muy importante de lo que debería ser un asesinato o un parricidio. El Legislador contempla benevolentemente y rebaja la pena de un modo considerable a la madre o a las abuelas que maten al niño recién nacido por vergüenza. Es decir, a aquel niño que se atreva a nacer al margen de la institución familiar. Los abuelos pueden acogerse a la tan benevolente atenuación, incluso cuando maten al niño en contra de la voluntad de la propia madre. Es decir, lo que la Ley proteje es una institución determinada y a los niños sólo se les tiene en cuenta cuando su propia existencia ayuda a la continuación y pervivencia de la institución que es al mismo tiempo un pilar fundamental de la sociedad capitalista. Es pues, el momento de modificar la Legislación: no proteger las instituciones, sino a las personas. De conceder derechos a los hijos y deberes a los padres.

que rápidamente vendía; a veces le daban por una sola hasta 100 pesetas. Así la Cooperativa de clase se llenó. Lo gastamos todo en una fiesta de Navidad. Varios alumnos se encargaron de llevarlas a las otras clases Unos cantaban y tocaban los instrumentos, otros hacían en mimo lo que se cantaba, otro señalaba los cuadros en el aparato con un puntero, el resto iba vendiendo por la clase las coplas. Hicimos dos partes y las vendíamos juntas o por separado, igual que los ciegos hacían con las suyas. Salíamos por el recreo y organizábamos el espectáculo. Sólo nos faltaba la cabra y el mono. Pensamos llevarlas por el barrio, pero quizás hubiera sido ya demasiado. Otro año haremos la experiencia. En resumen, entre estas y otras cosas que hicimos, la cosa quedó explotadísima y creemos que todo el mundo conoció a Juan Pimiento.

Superior ] Proyecto 0-3 años ] Mis canciones ] A qué jugamos ] Proyectos de trabajo ] Lo mejor de lo mejor ] [ Escuela de Padres ] Lenguaje oral ] Las Matemáticas ]