Separación y divorcio

Editorial ] Promociona tu ciudad ] ¿Cómo empezar eso del constructivismo? ] [ Separación y divorcio ] Entrenar la resistencia ] Medios audiovisuales en la escuela rural ] Una semana en el C.R.I.E.Z. ] Nerea se pelea ] Materiales didácticos para adultos N II ] Construcción de instrumentos musicales en ESO ] D.U.: The European Union Countries ] Evolución del lenguaje oral ] Para romper el hielo en septiembre ] Ellas ]

POR MARINA ORTIZ IBAÑEZ.

        ABOGADO ESPECIALISTA EN FAMILIA

1. Introducción: Breve repaso histórico.

La Ley  reguladora del divorcio es de 7 de Julio de 1981, y aparece en nuestra legislación tras la reforma constitucional.

Hasta entonces el Código Civil regulaba la separación, como una autorización para poder vivir separados, pero sin que supusiera ruptura del vínculo matrimonial, y consiguientemente sin posibilidad de contraer nuevo matrimonio.   A su vez, se admitía la nulidad matrimonial cuando se daban ciertas circunstancias, también la legislación canónica la contemplaba en supuestos muy concretos y eran los Tribunales Eclesiásticos los que la declaraban por causas establecidas en el Código de Derecho Canónico, teniendo las Sentencias dictadas por aquellos Tribunales plenos efectos civiles.

En la actualidad, puede decirse que los pocos avances que se han producido en materia de divorcio, han sido los que ha ido aportando la jurisprudencia.

 2. Diferencias entre la Separación y el Divorcio.

La separación consiste en una autorización que da el Juez a los cónyuges para que puedan vivir separados de cuerpos y bienes, pero sin que se posibilite con ella que los cónyuges vuelvan a contraer nuevo matrimonio.

Con el divorcio, el vínculo matrimonial se disuelve, y los cónyuges pueden volver a contraer matrimonio.

 3. Sus Causas.

Nuestra Legislación  es causal y taxativa. Ello significa que  para interponer una demanda de separación o divorcio,  es necesario que exista una causa de las establecidas en el Código Civil.

Las demandas de separación y divorcio se pueden instar ante  los Juzgados, bien  de mutuo acuerdo (ambos cónyuges acuden solicitándola juntos),  bien por la vía contenciosa (cuando uno de los dos no está de acuerdo en separarse).

Si la separación es de mutuo acuerdo, el único requisito que exige la Ley es que los cónyuges lleven más de un año casados.

Si se trata de separación contenciosa, es necesario alegar  una de las causas establecidas  en el  art. 82 del Código Civil, el cual refiere que son causas de separación matrimonial por ejemplo:
  1. El abandono injustificado del hogar,

  2. La conducta injuriosa o vejatoria o cualquier otra grave y reiterada violación de los derechos conyugales, respecto a los hijos del matrimonio comunes o de cualquiera de los cónyuges, siempre que convivan en el mismo hogar familiar.

  3. El cese efectivo de la convivencia durante 6 meses libremente consentido.

  4. El cese efectivo de la convivencia durante 3 años.

Etc.

Actualmente la jurisprudencia concede la separación en casos en los que se  ha alegado como causa el desamor, la desafección o la falta de deseo de cualquiera de los cónyuges por vivir con el otro.

El Código Civil establece igualmente unos requisitos para instar el divorcio. En su artículo  86 se mencionan como causas del mismo:

  1.  El cese efectivo de la convivencia conyugal de al menos un año ininterrumpido desde la interposición de la demanda formulada por ambos cónyuges o de uno de ellos con el consentimiento del otro.

  2.  El cese efectivo de la convivencia conyugal durante dos años desde que se consiente libremente por ambos cónyuges la separación de hecho, o cuando el que pide el divorcio acredite que al iniciarse la separación el otro estaba incurso en causa de separación (de las establecidas en el artículo 82).

  3.   El cese efectivo de la convivencia conyugal durante el transcurso de cinco años.

 Como puede verse, en España ni la separación ni el divorcio pueden interponerse sin alegar alguna de las causas establecidas por la Ley, exceptuando el caso de la separación de mutuo acuerdo, en el que basta con la voluntad unánime de ambos cónyuges.

 4. Efectos

 Los efectos de la separación y el divorcio pueden ser personales o patrimoniales y se producen tanto con respecto a los propios cónyuges, como con respecto a los hijos del matrimonio y se pueden regular por  los propios cónyuges. En caso de desavenencias, será el Juzgado el que los determine.

Para regular los efectos de la separación o el divorcio, cuando se soliciten de mutuo acuerdo, los cónyuges deberán adjuntar a la demanda un Convenio Regulador. En el caso de ser necesaria la  vía contenciosa el citado convenio se sustituye por unas Medidas que dicta el Juez, vinculantes para ambos.

            Tanto el Convenio como  las Medidas  deberán  contener la regulación concreta sobre los siguientes aspectos: Hijos, custodia de los mismos, domicilio, pensión por alimentos, visita a los hijos por parte del no custodio, pensión compensatoria para el cónyuge  y adjudicación de los bienes del matrimonio.

 a.   Especial referencia a los efectos  con respecto a los hijos.

            Las consecuencias de la separación con respecto a los hijos del matrimonio son las que más pueden interesar al docente.

Como se ha indicado, el  Convenio Regulador o en su caso, si no se ha llegado a un acuerdo, las Medidas dictadas en Sentencia por el Juez, deben contener una regulación con respecto a los hijos del matrimonio, sobre todo si son menores de edad. Por tanto, deberá de establecer una normativa a seguir que contemplará  al menos los siguientes extremos:

1.   Patria potestad:  

El Código Civil no recoge una definición de lo que se entiende por patria potestad,  delimitando únicamente los siguientes derechos y deberes que la comprenden: velar por los hijos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos, procurar una formación integral,  representarlos y administrar sus bienes.

Antes de la modificación del Código Civil, era únicamente el padre quien la ostentaba.  En la actualidad, y tras su reforma, será compartida por ambos progenitores, pudiendo decidir cualquiera de ellos al respecto de la educación, la alimentación y los bienes de los hijos.

En casos especiales los padres pueden ser privados de las patria potestad (abuso de los hijos, dedicarlos a la prostitución, etc), si bien, nuestra legislación no da una lista de supuestos en los que quepa  la privación de la patria potestad. Por dicho motivo serán los Jueces los que establezcan en qué casos corresponde acordarla.

Cuando se produce el divorcio o la separación, la patria potestad normalmente será compartida, salvo que se den estas circunstancias especiales.

 2.   Custodia:

Es la facultad y obligación de cuidar al hijo menor de edad, en su vida cotidiana.

En caso de separación uno de los padres será el que tenga atribuida la custodia del hijo. Será, por tanto, el custodio el encargado de darle de comer, de vestirlo, llevarlo al colegio, al médico, etc. En resumen, el que atienda al menor en todo aquello que se refiera a su vida cotidiana.

 3. Pensión de alimentos para el hijo:

bullet

        El padre o madre no custodio deberá entregar mensualmente una pensión de alimentos para el hijo.

bullet

La cuantía de ésta depende de los medios de vida con los que hasta ese momento hayan contado, del sueldo del obligado al pago, de las necesidades del hijo, etc.

bullet

No dice la Ley nada al respecto a estas cantidades, ni fija porcentajes ni dato cuantitativo alguno, siendo los Jueces, si no hay convenio, los que se encargan de regular la cuantía.

bullet

La pensión, por lo general, se actualizará anualmente conforme al IPC.

bullet

La obligación de satisfacerla se extiende hasta el momento en  que el hijo cuente con medios de vida propios y suficientes,  pudiendo por tanto ir más allá de la mayoría de edad de éste.

4.   Visitas para el no custodio:

El padre o la madre no custodio, tienen derecho a tener en su compañía a sus hijos durante un tiempo al mes. Normalmente, se conceden los fines de semana alternos, y la mitad de las vacaciones escolares, si bien, en estos momentos hay asociaciones que luchan por lo que se ha dado en llamar  la “custodia compartida”.

La custodia compartida supone igualar los tiempos que el menor pasa con cada uno de sus progenitores. Ello no implica, por ejemplo, que tenga que vivir cada semana con uno, sino que, combinando los días festivos con los laborales, se llegue a una fórmula de equiparación de tiempos.

 b.   Efectos con respecto a los cónyuges.

1. Pensión compensatoria:

El cónyuge que esté en mejor situación económica deberá entregar al otro una pensión mensual (aunque se puede pactar la entrega de una cantidad a tanto alzado) siempre teniendo en cuenta la cuantía del salario que perciba el obligado a su pago, la dedicación a la familia del  cónyuge con desequilibrio económico, su posibilidad de acceso al mundo del trabajo, etc.

Esta pensión se actualiza anualmente conforme al IPC y cesará si el que la percibe vuelve a contraer matrimonio, convive con otra pareja de forma estable, o bien venga a mejor posición económica.

2.   Uso de la vivienda y ajuar familiar:

La vivienda se atribuye a los hijos menores de edad, y consecuentemente, el uso de la vivienda le corresponde al cónyuge custodio, es decir, al que se queda con los hijos, puesto que es éste el que  tiene la obligación de su guarda . El ajuar doméstico se queda normalmente a disposición de quien tiene el uso del domicilio conyugal.

c. Bienes comunes del matrimonio. Su reparto.

Todos los bienes comunes del matrimonio  se dividen por mitades partes entre ambos. Los cónyuges pueden hacer las adjudicaciones de bienes como deseen.

Si no  llegan a un acuerdo será el Juzgado el que lo haga a petición de uno de los cónyuges.

 5. Cumplimiento de las Sentencias de separación y divorcio. Su ejecución.

Nuestra legislación en materia de divorcio no contempla normas específicas para las  ejecuciones de  Sentencias en caso de su incumplimiento por cualquiera de las dos partes .

En más ocasiones de las que sería deseable, los cónyuges incurren en el incumplimiento de sus obligaciones. Especialmente frecuente es el impago de pensiones o el incumplimiento del régimen de visitas. En estos casos  el Juzgado puede requerir al  infractor para que cumpla, si bien, al no haber normas específicas para obligar al cumplimiento en materia de familia, habrá que acudir a las normas generales para la ejecución de Sentencias, con las dificultades que su práctica conlleva en estos casos.

 6. La Nulidad matrimonial

Los efectos de la nulidad son los mismos que los de la separación y divorcio, pero se produce una  “ficción jurídica” ya que se entenderá que, a partir del momento en que se decrete la nulidad, el referido matrimonio nunca existió .

7. Los Abuelos como custodios en defecto de los padres:

En casos especiales, cuando los padres no son aptos para el cuidado de los menores, el Juez puede encargar la custodia a los abuelos o a cualquier familiar.

Si los padres obstaculizaran la función de custodia que en estos casos ejercen otros familiares, habría que denunciarlo ante el  Juez para la solución del conflicto.

 8. El hijo de separados o divorciados en la escuela.  

Los equipos directivos, profesores, psicólogos  y demás personal de los centros escolares, deben ser extremadamente prudentes y cautos en estos casos, pues no es infrecuente que los separados o divorciados intenten utilizar a los hijos como armas arrojadizas, uno contra el otro, o como moneda de cambio.

En ocasiones pueden pretender utilizar el colegio en su favor, por ello, si se observan situaciones evidentes de manipulación, se debe de acudir al Juez de menores, y ponerlo inmediatamente en conocimiento del mismo, para que cese la situación.

Un problema que suele darse con alguna frecuencia en los colegios es la desinformación del padre no custodio con respecto al rendimiento escolar del hijo ya que como el boletín de notas se le entrega al custodio, aquel puede quedarse sin conocerlas.

Para evitar estas situaciones,  el colegio debería entregar el boletín por duplicado. El procedimiento a seguir está regulado legalmente y es conocido por los equipos directivos de los centros.

En cuanto a cómo debe de actuar la escuela hasta que se dicta  la correspondiente  Sentencia, hay que decir que  es al progenitor con el que conviva el menor al que habrá de darse toda clase de información con respecto al  hijo, pero, sin olvidar, que mientras no exista una Sentencia que establezca lo contrario, ambos padres tienen los mismos derechos y obligaciones con respecto al hijo menor.

9. El rapto del menor

 Cuando se produce el rapto de un menor  por uno de los padres, al ser un delito,  es la policía y el Juzgado el que se pone en funcionamiento para su búsqueda.

Si el colegio tiene sospechas de que uno de sus alumnos pueda haber sido retenido o raptado por uno de sus padres deberá de ponerlo en conocimiento del Juzgado inmediatamente.

 

Editorial ] Promociona tu ciudad ] ¿Cómo empezar eso del constructivismo? ] [ Separación y divorcio ] Entrenar la resistencia ] Medios audiovisuales en la escuela rural ] Una semana en el C.R.I.E.Z. ] Nerea se pelea ] Materiales didácticos para adultos N II ] Construcción de instrumentos musicales en ESO ] D.U.: The European Union Countries ] Evolución del lenguaje oral ] Para romper el hielo en septiembre ] Ellas ]